lunes, 11 de julio de 2011

Playback




De un tiempo a esta parte, vengo observando que lo falsario ha encontrado una nueva rendija por la que derramarse, un orificio inesperado, un nuevo coladero para la impostura.

Estás en una fiesta y suena un tema en inglés, ya sabemos qué ocurrirá, la gente entonará el famoso guachi-guachi para fingir que conoce la letra. Hasta cierto punto es comprensible, no sabes inglés pero quieres demostrar que conoces la canción, quieres ganar puntos sociales y echas mano de fonemas parecidos a los que usa la lengua anglosajona y la gente borracha lo acepta como auténtico conocimiento. "Joder, sabe inglés", piensan tus compañero de fiesta.

Pero la gente quiere más y cuando en plena apoteosis, en el paroxismo de la alegría, con las manos elevadas, en la comunión de acohol, suena un tema en tu lengua materna, en la lengua que llevas hablando toda tu vida, en la que piensas y sueñas, en español, en ese momento tu cerebro detecta que no tiene almacenada la letra. Tú creías que sí, has escuchado aquella canción miles de veces, pero sólo recuerdas vagamente algunas palabras sueltas del estribillo. Entonces no admites tu ignorancia, no cantas guachi-guachi porque no tendría ningún sentido y serías descubierto inmediatamente en el engaño, entonces acudes al truco más cutre y haces playback, playback de español, mueves tus labios inseguros de forma imprecisa para que las vocales cerradas no te delaten, para que todos los borrachos piensen "joder, se las sabe todas".


1 comentario:

  1. Tengo que confesarlo: yo lo hago, jajajaja!!!

    ResponderEliminar